Reseña del Volumen 9 de Rent-A-Girlfriend

En el mundo de Alquilar una novia, las cosas se han vuelto incómodas entre Kazuya y Mizuhara desde que Ruka pasó la noche en la casa de Kazuya y deliberadamente llevó a Mizuhara a creer que habían dormido juntos. Kazuya ha hecho todo lo posible para asegurarle a Mizuhara que no pasó nada, pero comprensiblemente eso no ha impedido que se abra una brecha entre los dos. Entonces, con el Volumen 9 en la mano, es hora de que averigüemos si nuestro protagonista puede arreglar las cosas con su interés amoroso.

Esta entrega de la serie comienza con Kazuya tratando de encontrar un regalo de cumpleaños para Mizuhara y recurriendo a Sumi, a quien había alquilado para una cita como una forma de acostumbrarla a su trabajo como novia de alquiler. Sumi lleva a Kazuya al espectáculo de una tienda departamental cercana, donde Mizuhara interpreta el papel de un “Rent-A-Ranger” en una actuación de superhéroe para niños.

Ver a Mizuhara haciendo todo lo posible incluso en un programa económico como este inspira a Kazuya a recoger ciruelas en escabeche como regalo, ya que se dice que alivian la fatiga. También incluye una nota, una vez más tranquilizándola de que no pasó nada entre él y Ruka. Ahora, finalmente, tal vez los dos puedan volver a la normalidad como amigos.

Por supuesto, cuando se trata de Kazuya, nunca está más que a un tiro de piedra de los problemas e inmediatamente después de haber hecho las paces con Mizuhara, se encuentra invitado a una mesa de mezclas con sus amigos. ¡El problema es que Mizuhara y sus amigos también han sido invitados! Ninguno de sus grupos de amigos sabe que Mizuhara es una novia de alquiler y los dos han hecho todo lo posible para mantener separadas sus vidas universitarias, por lo que ahora Kazuya no puede hacer nada más que fingir que no conoce a Mizuhara y tratar de mantener su secreto a salvo.

Dado que Mizuhara lleva gafas y tiene el pelo trenzado, afortunadamente los amigos de Kazuya no la reconocen como su ‘novia’ (a quien conocieron antes en la serie). Naturalmente, hay un par de llamadas cercanas, pero Kazuya las maneja participando en un juego de beber y manteniendo a la gente distraída.

Al ver la facilidad con que Kazuya se esforzará por protegerla, Mizuhara aprecia este lado de él. A lo largo de la serie hasta ahora, Kazuya ha sido poco más que una espina clavada en su costado, pero momentos como estos muestran su lado bondadoso y confiable. Si bien es posible que todavía no quiera admitirlo ante sí misma, también es la razón por la que ha comenzado a desarrollar sentimientos románticos por él. Pero todavía es demasiado pronto para cualquier movimiento real allí y antes de que podamos estorbarnos demasiado en los nuevos afectos de Mizuhara, el centro de atención cambia de nuevo a Ruka, quien conoce a la exnovia de Kazuya, Mami, por primera vez, lo que causa todo tipo de problemas.

En muchos sentidos, creo que este volumen de Alquilar una novia logra capturar los aspectos más entretenidos de la serie. Lo que me enganchó de la serie para empezar fue la relación disfuncional entre Kazuya y Mizuhara, así que siempre estoy ansioso por ver ese progreso. Además, la serie siempre está en su mejor momento cuando no se toma a sí misma en serio, lo que ciertamente es cierto en los capítulos centrados en el mezclador aquí.

Alquilar una novia El volumen 9 llega a Occidente gracias a Kodansha y sigue siendo traducido por Kevin Gifford. La traducción se lee bien sin problemas para notar. El volumen 10 de la serie está programado para su lanzamiento en diciembre.

En general, Alquilar una novia El volumen 9 ofrece una lectura entretenida que se remonta a las raíces de lo que hizo que la serie fuera divertida. Si bien es posible que la trama no haya avanzado significativamente, eso no significa que este libro no complacerá a sus lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.