Revisión del volumen 2 de Sex Ed 120%

Advertencia: este es un título clasificado para 18, descrito por el editor como que contiene lenguaje fuerte, desnudez y sexo. Consulte también el Volumen 1.

El segundo volumen de Educación sexual 120% ve a la maestra de educación física Naoko Tsuji una vez más enseñando los hechos de la vida a las colegialas bajo su cuidado con su típico estilo exagerado.

Sin embargo, de manera inusual, el Volumen 2 en realidad comienza con Tsuji haciendo su trabajo normal: dar a su clase una lección de educación física como sus estudiantes, que consiste, entre otros, en la obsesiva del manga Boys ‘Love, Matsuda, la lesbiana Moriya ahora felizmente apoyada y la amante de los animales Kashiwa, vaya. a correr. Sin embargo, Tsuji se detiene cuando encuentra algo de porno abandonado junto al lecho de un río (que describe como, “Ese viejo cliché”. Es interesante saber que los japoneses tienen ese cliché tan bien como nosotros los británicos) y trata de evitar que su clase lo vea. De hecho, sus acciones lo hacen más visible y termina hablando con su clase sobre los genitales masculinos.

Sin embargo, no son solo los actos físicos de hacer el amor los que son tema de discusión. Cuando el viceprincipio de la escuela critica a Moriya por usar una falda demasiado corta, esto lleva a una discusión sobre cómo los medios retratan a las mujeres, tanto en términos de moda como de comportamiento. Esto da como resultado que Tsuji hable sobre el feminismo y la injusticia que enfrentan las mujeres en la vida cotidiana. Otro capítulo habla de la importancia del consentimiento sexual en una relación. También vemos a Matsuda llevando a Moriya y a su novia Aikawa a una convención de BL donde se encuentran con uno de los autores favoritos de Matsuda, Yumeko Pavilion, pero mientras Aikawa está entusiasmada con BL, Moriya no entiende por qué una lesbiana lo encontraría atractivo, liderando al principio a una pelea y luego a una discusión más amistosa sobre este género manga.

Al igual que en el volumen anterior, hay mucho para entretener e informar. Por ejemplo, este manga trata aspectos del feminismo japonés como el movimiento #KuToo, el movimiento contra los lugares de trabajo que obliga a las mujeres a usar tacones altos. En el capítulo BL, se discute el hecho de que la palabra “fujoshi” ahora se ve cada vez más como discriminatoria hacia las personas homosexuales. También hay algunos momentos más extraños, como en un capítulo sobre períodos en los que Tsuji habla sobre el uso de copas menstruales, lo que la lleva a fantasear con estar en una elegante habitación de hotel haciendo girar una copa de sangre como si fuera vino mientras dice: “sintiendo una copa de menstruación la sangre es simplemente impresionante … ”

Quizás la mejor sección de este volumen esté en el capítulo de consentimiento. Cuando Matsuda le pregunta a Tsuji: “¿Qué haces cuando alguien te pide que tengas relaciones sexuales, pero no quieres?” Tsuji responde sin rodeos, “DIGA NO”, escrito en texto grande, con un bocadillo junto a él qué manifiesta: “Tu fuente se volvió enorme”. En primer lugar, enhorabuena al transmitir este importante y sencillo mensaje. En segundo punto, también es entretenido tener una mordaza al estilo de romper la cuarta pared después. En tercer lugar, el crédito a la rotuladora Sara Linsley por esta sección del libro. También debe mencionarse que este capítulo también trata sobre el tema de las fantasías de violación (aunque no se describe como tal; Matsuda simplemente dice que hay, “personas con problemas así”), y sobre BDSM y palabras seguras.

Junto con las letras de Linsley, la traducción de Amanda Haley parece no tener problemas obvios. Cuando se trata de extras, junto con las notas de traducción, hay un capítulo adicional en el que la enfermera de la escuela y la colega de Tsuji, Nakazawa, trae a una partera de la vida real a la clase, y cuando manifiesto “vida real”, me refiero a la persona en el el manga es una persona real. Shiori-nu es una partera y YouTuber que hace videos de educación sexual. El final de este capítulo tiene un código QR que enlaza con su cuenta de YouTube, aunque obviamente todos los videos están en japonés.

Educación sexual 120% sigue siendo entretenido. Todavía tiene un gran problema: ¿por qué Yen Press le ha dado una calificación de ’18’ para adultos, cuando una calificación de 15-16 para adolescentes mayores sería más útil?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *