Revisión del volumen dos de Battle Angel Alita (edición de bolsillo)

En la segunda de estas colecciones del clásico manga cyberpunk de Yukito Kishiro, vemos a nuestra heroína central tomando su propio camino claro y forjando su nombre en un nuevo campo.

Cuando la vimos por última vez (en lo que en realidad es la mitad del Volumen 2 de las nueve ediciones originales de tankobon, debido a la decisión de Kodansha de lanzar esta serie en seis volúmenes), la cyborg Alita, que trabaja como Hunter-Warrior (cazarrecompensas) es tratando de buscar a un chico desaparecido llamado Yugo, de quien se ha enamorado. Yugo ha estado tratando de recolectar partes del cuerpo con la esperanza de venderlas para recaudar suficiente dinero para salir de los barrios bajos de Scrapyard y viajar a la gloriosa ciudad espacial Zalem que está directamente sobre ellos.

Sin embargo, hay otros Hunter-Warriors que también están tratando de llegar a Yugo y matarlo por la recompensa por su cabeza. Las heridas de Yugo son tan grandes que la única forma en que Alita puede mantenerlo con vida es cortándole la cabeza y conectándola a sus sistemas de soporte vital. Ella es capaz de mantener vivo el cerebro durante el tiempo suficiente para llevarlo al hombre que la revivió, el Dr. Daisuke Ido, quien convierte a Yugo en un cyborg. Sin embargo, los sueños traicionados de Yugo de ir a Zalem finalmente lo llevan a la ruina.

Tras este terrible incidente, Alita deja a Ido. Un mes después, Ido todavía está tratando de encontrarla, y finalmente lo hace en un lugar inesperado. Alita ya no es una Cazadora-Guerrera y ha tomado una nueva carrera profesional por completo, en el mundo del deporte. Alita ahora participa en el violento juego de Motorball, donde varios jugadores robóticos y cyborg luchan entre sí en un curso similar a una montaña rusa. El uso de Alita de sus habilidades de arte marcial Panzerkunst la convierte en una jugadora superior en su nivel y se encuentra escalando posiciones. Sin embargo, ella no tiene interés en regresar con Ido, por lo que él intenta acercarse uniéndose al equipo del Motorballer No. 1 en el circuito, Jasugun.

Lo más interesante de esta segunda colección es el cambio de dirección de la trama. En la primera parte, las historias tratan principalmente de cazar criminales y llevar a las personas ante la justicia, pero después de que Alita pasa por el amor y la pérdida de Yugo, de repente se convierte en un manga deportivo, aunque sobre un deporte que es completamente ficticio. Sin embargo, el cambio en la trama no cambia dramáticamente el tono de la historia.

Todavía hay mucha acción y peleas en estos nuevos capítulos, pero en lugar de pelear por criminales, la pelea es la arena, con los competidores todavía equipados para golpearse unos a otros en un montón de tornillos para obtener el premio completo. Se resume mejor en las palabras de George Orwell en su ensayo de 1945 El espíritu deportivo:: “El deporte serio no tiene nada que ver con el juego limpio. Está ligado al odio, los celos, la jactancia, el desacato a todas las reglas y el placer sádico de presenciar la violencia: en otras palabras, es la guerra menos los disparos”. Disparar parece ser el único acto violento que aún no se representa en Motorball, pero hay muchas otras armas con las que pelear, con Alita armada con un par de cuchillas, como se muestra en la portada de esta colección.

En cuanto a la producción, las notas comprimidas entre paneles en texto diminuto siguen siendo una característica frustrante, pero hay más notas de traducción en general. Si bien la mayor parte de la traducción de Stephen Paul está bien, si está satisfecho con todos los cambios realizados entre este y el original publicado bajo el título de Gunnm, las diversas fuentes utilizadas por los rotulistas Scott O. Brown y Evan Hayden siguen siendo la mejor parte de la producción.

La introducción de Motorball y el cambio en la relación entre Alita e Ido han hecho que este segundo volumen de la nueva edición sea una mejora con respecto al primero y, con suerte, creará más intriga a medida que avanza la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.