Revisión volumen 2: Manservant de Catlords

El volumen de apertura de este manga de harén felino nos dejó en una especie de suspenso cómico en la forma de un fantasma que asalta el frigorífico.

Yukiharu Izumi, un niño que gracias a las deudas de su difunto padre Shuu se ve obligado a trabajar como sirviente de cinco bakeneko, espíritus felinos que cambian de manera, actualmente tiene que lidiar con un fantasma extraño que todas las noches asalta las cocinas, asustándolo a él y a algunos. De sus compañeros felinos como el excitable pero espeluznante gato negro Akira. Afortunadamente, todo esto se resuelve fácilmente en el capítulo inicial de este volumen en un desenlace algo anticlimático.

La mayor parte de este segundo volumen, sin embargo, se refiere a Kyou, el glamoroso miembro del grupo que, en su apariencia humana, trabaja como anfitrión. Llegamos a descubrir que Kyou es increíblemente pegajoso y quiere atención constante, para disgusto de Yukiharu, quien tiene todas sus tareas que hacer. La razón de este apego se debe al hecho de que en el fondo, Kyou todavía está de luto por Shuu y no ha podido aceptar su muerte. Yukiharu, por lo tanto, tiene que encontrar una forma de ayudarlo a superar su dolor, y lo hace haciendo la cosa favorita de Kyou: estofado.

El volumen 2 tiene algunos problemas, principalmente porque realmente no hace avanzar tanto la trama general. Sabemos que está sucediendo algo supuestamente siniestro en términos de que alguien se dirija al bakeneko, pero la única pista que realmente obtenemos con respecto a esto es al final del libro, cuando Yukiharu recibe un texto amenazante sobre dos miembros de la pandilla. Si bien algunos de los personajes principales, particularmente Kyou, se desarrollan un poco más, en términos de narración, esta edición de la serie se siente bastante mediocre. Sin embargo, la traducción de Alexandra McCullough-García no tiene problemas, y las letras de Rochelle Ganico vuelven a ser creativas y entretenidas.

Sin embargo, hay aspectos positivos, principalmente en el contenido adicional de este libro. Aparte de las notas de traducción (que esta vez están al final del libro en lugar de en el medio como estaban en el Volumen Uno) esta edición viene con biografías detalladas de los seis personajes principales, así como una historia corta completa. El fantasma vengativo que me persigue es tan lindo que podría morir de felicidad es un oneshot de Rat Kitagumi que ganó Fantasíapremio mensual de manga, que se publicará en noviembre de 2018, antes de Soy el sirviente de los señores de los gatosDebut en 2019. La historia terminó siendo un prototipo del manga principal.

Presenta a Shuu siendo seguido por un enorme gato fantasma que está tratando de perseguirlo, pero, gracias al amor de Shuu por los gatos, él no se inmuta por la inquietud. De hecho, Shuu llega a amar al gato fantasma, en parte porque sufre de alergia a los gatos, por lo que puede acercarse a este fantasma sin enfermarse. Shuu es el único que puede ver al fantasma, así que en el trabajo cuando habla de estar enamorado de alguien y revela que ese alguien es hombre, sus compañeras de trabajo se emocionan porque Shuu tiene una relación gay pervertida con un chico que él se mantiene como mascota.

Esta historia paralela es conmovedora y entretenida y, de hecho, se siente mejor que la mayoría del resto del contenido de este segundo volumen. Con suerte, el volumen tres realmente comenzará a profundizar en la trama siniestra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.