¡Saluda, escúchame! Reseña del Volumen 5

Tenga en cuenta que esta revisión contiene spoilers.

¡Saluda, escúchame! es una serie de mangaka Hiroaki Samura (Hoja del inmortal) que se centra en Minare Koda, una mujer de casi 30 años que lucha con sus problemas y frustraciones personales, que se encuentra con circunstancias que la llevan a convertirse en una personalidad de radio popular.

Donde dejamos la historia por última vez, Minare y Mizuho habían acordado acompañar a Kureko en un viaje a Wassamu, un pueblo de montaña apartado, con la esperanza de encontrar algún material inspirador para su próxima novela de misterio.

Inicialmente, el escenario parece bastante inocente, ya que el trío llega a Wassamu y es recibido por su guía turístico Hokakushi. Durante la cena y a través de la discusión, obtenemos más información sobre las otras obras de Kureko como autor, todo mientras Mizuho y Hokakushi se cruzan (de acuerdo con el comentario humorístico de Minare de todos modos).

Esto da paso al primer día de investigación, ya que descubren cómo la aldea se ha convertido en gran parte desierta debido a que la gente del pueblo se mudó. El paisaje desolado conduce a una conversación sobre mitos urbanos, y la situación se vuelve más siniestra cuando se ve a Hokakushi hablando con alguien por teléfono.

La mayor parte del volumen está dedicada a que Minare, Mizuho y Kureko se vean envueltos en un elaborado plan del director de la radio local, que se ha disfrazado de una figura de culto conocida como “Padre”, para quien trabaja Hokakushi.

Inicialmente son atraídos a lo que parece ser la casa de Hokakushi, pero resulta ser una instalación de la que no pueden salir y deben ayudar a “Padre” a crear una serie de programas de radio bajo estrictas instrucciones, con Moiwayama Radio transmitiéndolos.

Después de una cena incómoda, el plan se hace aún más evidente por un intento de trampa de miel (el acto de seducir gradualmente a un hombre casado y luego chantajearlo) que falla ya que Kureko sigue soltera y no logra ser coaccionada por Hokakushi.

Del mismo modo, tanto Minare como Mizuho también están casi atrapados, pero evitan la amenaza. Inicialmente, se da un plazo para liberar a nuestros protagonistas, pero, naturalmente, la situación progresa menos que suavemente. Al final del volumen. Se han tomado acciones drásticas e inteligentes para alertar al equipo en Estación de radio Moiwayama en cuanto a lo que ha estado sucediendo, lo que implica algunas técnicas elaboradas como mensajes subliminales y backmasking (codificación de materiales de audio en la grabación de tal manera que solo puedan escucharse y entenderse cuando la grabación se reproduce al revés).

Con otra configuración extraña para la historia, este volumen se parecía más a los volúmenes anteriores que lo que vimos la última vez con un escenario más sencillo, y una vez más, yo Apreció y disfrutó la capacidad de mangaka Hiraoki Samura para proporcionar variedad en la historia, ya que cada uno de los protagonistas demuestra sus propias fortalezas y recursos mientras se mantiene fiel a sus personajes.

En una secuencia extendida, Minare escucha una conversación afuera, lo que lleva a la sospecha de que sus habitaciones tienen micrófonos. Esto lleva a una secuencia elaborada en la que el trío discute la situación a través de un texto escrito garabateado en sus cuadernos, todo mientras se lleva a cabo una discusión separada mientras Minare inventa una historia elaborada sobre un amigo ficticio de la escuela secundaria para tratar de evitar que los espíen. de darse cuenta de que han sido retumbados. Esta secuencia está bien ejecutada por Samura, pero también muestra las fortalezas del equipo de traducción detrás de estos lanzamientos en inglés.

Minare también interactúa con Hiromi Saiki, una joven miembro del pseudo-culto que secretamente quiere separarse de su entorno, mientras que Mizuho y Hokakushi comparten una relación incómoda debido a sus intereses en Kureko, pero también al respeto de Mizuho por los años extra de su superior. de experiencia.

El final del volumen también ofrece un giro agradable en relación con uno de los entrevistados que Minare tiene que entrevistar bajo coacción y su relación con un jugador de apoyo de un volumen anterior, que no voy a estropear aquí, pero ciertamente ofrece una configuración sólida para Volumen 6.

Si bien me gustó la historia en este volumen, se sintió como una preparación previa para un clímax más grande que supongo que leeremos en el Volumen 6. Dicho esto, como se mencionó anteriormente, ofrece algunas interacciones agradables con los personajes y una atmósfera más tensa debido a al encarcelamiento de Minare, Mizuho y Kureko. Los nuevos personajes como Hokakushi y Hiromi ofrecen algo de variedad, especialmente con la dudosa brújula moral del primero en toda la trama hasta ahora.

¡Saluda, escúchame! una vez más ha sido traducido por Adam Hirsch, quien ofrece otro trabajo impresionante, especialmente con los diseños más elaborados mencionados anteriormente en la revisión, además del esfuerzo continuo puesto en las notas de traducción que se encuentran al final del libro.

Con todo, el Volumen 5 ve un regreso al humor y los escenarios más poco convencionales que han hecho que la historia sea memorable hasta ahora, al tiempo que presenta nuevos personajes con sus propios secretos para ocultar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *